El poder del Espíritu de Dios

Mc 9,38-40. “Juan le dijo: —Maestro, vimos a uno que expulsaba demonios en tu nombre, y tratamos de impedírselo porque no va con nosotros. Jesús respondió: —No se lo impidáis. Aquel que haga un milagro en mi nombre no puede luego hablar mal de mí. Quien no está contra nosotros, está a nuestro favor”. 

El poder del Espíritu de Dios se manifiesta allí donde hay corazones generosos, que buscan el bien del prójimo, más allá de una pertenencia religiosa o social. Podemos decir que no conoce fronteras ni límites, sencillamente porque esto es obra humana, y los frutos del Espíritu de Dios es obra divina. ¡Esa es la diferencia!

Hacer el bien, colaborar, construir puentes, superar obstáculos, mirar el corazón y no la apariencia. El Espíritu de Dios ayuda a mirar más allá de los propios intereses económicos, sociales, culturales, políticos, étnicos, religiosos. Engendra el reino de Dios.

El reino de Dios es apertura de inteligencia y de corazón; horizontes amplios y abiertos; miradas fraternas que incluyen, que engendran ternura, confianza, paz; brazos abiertos que acogen, ayudan y comparten; pies para caminar juntos.

El Espíritu de Dios no es propiedad de ninguna institución, pertenece a la humanidad entera.

¡Feliz Domingo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.